Mundo Empresarial

Repetición es creación

Definitivamente, parte de las mayores lecciones que he recibido en estos últimos años de vida es que «todo se entrena». Se entrena el éxito, se entrena el fracaso. Se entrena la bondad y se entrena la maldad. Se entrena la gentileza y el maltrato. Todo se entrena, podemos ser más y mejor siempre en lo que escojamos como foco.

Por ello ese ha de ser el primer paso para todo.

Automáticamente, mientras más claro, tangible, práctico y determinado sea ese foco, más sencillo será crear un plan de acción para ejecutarlo y llevarlo a la mejora o expansión progresiva. Si nos desesperamos para que eso que queramos sea lo suficientemente claro y concreto en el mismo instante de desearlo -para así identificarlo de inmediato y llevarlo a la acción-, probablemente le estaremos cortando las alas, llevándolo a lo que seguramente todos pueden hacer y, por tanto, no tendrá nada extraordinario, con lo cual -incluso para ti- pierde rápidamente la ilusión de hacerlo, por lo que no es sustentable.

Recuerda que lo grande necesita tocar la grandeza que está más allá de ti para incubarse y requiere su tiempo de gestación. Por tanto, comienza y deja que el camino te vaya inspirando flexiblemente.

Mientras más compartas tu visión con más seres, más fuerza toma. Ahora bien, no necesariamente creerán que aquello extraordinario que planteas es posible, por lo tanto, lo mejor es que te encargues de que crean en ti. Para ello, sé apasionado en lo que le propongas a los demás.

Crea un plan de acción

Este plan no es algo proveniente de la NASA, sino todo lo contrario. Lo más simple y flexible, lo más viable y sostenible. Ha de ser de fácil recuerdo y de muy fácil compartir. Ha de tener la capacidad de entusiasmar y de colocar progresos a la vista del los ejecutores. Nunca se enfoca en obligación, más pone en claro las consecuencias de ir adelante o de quedarse atrás. Ha de ser divertido, y para ello los participantes tienen que haber sido involucrados en el proceso. Debe plantearse como una cruzada y todos necesitan sentirse con conciencia de capacidad o con la curiosidad del que explora para descubrir que sí puede. La técnica ha de mezclarse con la poesía, todo permanentemente.

La ejecución en la creación

Ha de ser determinada y apasionada, casi con un grado de locura sana, donde la obsesión por el objetivo te hace mejor, te fortalece y te integra al propósito en sí. La ejecución ha de ser ritualista, por lo que debes tener muy claras las ceremonias que se realizan antes, durante y después de cada logro. Los logros han de ser muy pequeños para poder celebrarse más seguido. La ejecución ha de tener niveles y graduaciones para encontrar en ello el alucinante mundo de la satisfacción y también para que después de cada nivel se evalúe la relevancia de continuar, renovando los votos de fe, de funcionamiento y de pasión por lo que hacemos.

Entendiendo que cada repetición deja una huella en nuestro cerebro y que cada huella se transforma en surco, así haciendo que lo que era imposible se convierta en difícil y lo difícil en automático, dando chance a crecer en deseo, confianza y ganas por seguir en ascenso.

Repetición es creación, eso para los individuos, familias, empresas, comunidades y países. Somos lo que decidimos repetir. Hasta que un día descubrimos que podemos más, mejores o simplemente somos diferentes, por lo que empezaremos a repetir otra cosa más evolucionada.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar