Espectáculos

Alexis Cárdenas y su viaje sonoro de “Vuelta al Sur”

Virtuosismo, simpatía y gran deleite musical fue lo que brindó el reconocido Alexis Cárdenas en su espectáculo “Vuelta al Sur”, ofrecido la noche de este jueves en el Centro Cultural BOD. Como si de un piloto de avión se tratase, el músico se llevó de paseo al público en un sobrevuelo sonoro por diversos ritmos latinoamericanos y clásicos, dejando en claro porque es considerado uno de los mejores violinistas de su generación.

El despegue de esta experiencia fue un set de vals en el que alternó un tema del cubano Chucho Valdés con movimientos de J.S. Bach, hasta llegar a la criollísima “Dama Antañona” de Francisco De Paula Aguirre, los cuales interpretó en compañía de una “tripulación” envidiable integrada por Jorge Glem en el cuatro, Elías Martínez en el bajo y Carlos “Nené” Quintero en la percusión.

Luego del saludo al público, en el cual Cárdenas hizo gala de un amable y cercano humor que no abandonó en toda la velada, la alineación en escena se convirtió en quinteto con la inclusión del músico y arreglista Gustavo Carucí en la guitarra. Con esta selecta compañía el violinista se llevó a los espectadores a experimentar al país carioca con la interpretación de “Rio Amazonas” de Dory Caymmi, para luego tocar, tararear y hasta silbar las cadenciosas melodías de la bossa nova de Tom Jobim.

El viaje anunció su escala en las sonoridades argentinas con el tema “Vuelvo al sur”, tango de Astor Piazzola que le dio nombre a la velada y al cual Cárdenas -además del violín- acompañó con su voz; refiriendo que la letra reflejaba aquello que él siente cada vez que regresa a estas latitudes desde Francia, en donde reside desde hace dos décadas. La ejecución del tango “Por una cabeza”, del ineludible Carlos Gardel fue evocadora y se ganó el sentido eco de los asistentes. Para este set austral, el protagonista de la noche contó con el pianista y compositor Juan Carlos Núñez como copiloto.

La travesía desembocó en las notas criollas con “De repente” de Aldemaro Romero, en donde el violinista dejó en segundo plano su instrumento para sorprendernos con su voz, que no tardó en ser coreada por la del público. Cárdenas también rindió un tributo a Gualberto Ibarreto con una de las características jotas del cantautor oriental. De allí “voló” a México, con el bolero “Flor de Azalea”, canción que admitió que era una de sus preferidas y lo demostró interpretándola -violín y voz- con una calidez especial.

El cierre de la noche fue el bautizo -con ron autóctono y a manos de un niño del público-  de “Encores Latinos», la más reciente producción musical del artista que estará disponible en el mercado nacional e internacional el venidero mes de octubre.

Como primicia para el público que plenaba la Sala de Conciertos del BOD, Cárdenas anunció que con la misma formación base de la noche (Glem en el cuatro; Martínez en el bajo y Quintero en la percusión) se estará presentando en la décima edición del Festival Internacional de Música de Cartagena, a realizarse en enero de 2016. Dicho esto, el «capitán» de la noche aterrizó con suavidad la imaginaria aeronave melódica, despidiendo los asistentes con las alegres notas de un «chorinho» brasilero que selló con sonrisas la velada.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba