OpiniónOpinión Nacional

La paradoja de los no alineados

Cada vez que se celebra una Cumbre, es ocasión propicia para echar un vistazo al Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), justificado cuando se concibió la idea en Bandung en 1955 y se consagraron sus principios esenciales, entre ellos, el respeto por los derechos fundamentales del hombre y no favorecer los intereses particulares de ninguna de las grandes potencias.

Pero desde su primera Cumbre en Belgrado en 1961, hasta la de Bakú en estos días, ha sido constante y creciente la distorsión de las premisas esenciales a las cuales debe su nombre el Movimiento.

El desacato de los objetivos del MNOAL, se cumplió de manera deliberada y acelerada, a tal punto que, para comienzos de los setenta, uno de los participantes más activos e influyentes del Movimiento, era nada menos que uno de los países más alineado del mundo, como la historia ya se había encargado (y se encarga) de  comprobar hasta la saciedad.

Cuba ha utilizado el MNOAL como caja de resonancia de su política exterior, de amortiguador diplomático para  el  Kremlin, como plataforma para zaherir al imperio y de mecanismo para arrimar agua a su molino y el de sus compinches internacionales. 

Esta vez la Cumbre se celebra en Azerbaiyán, república soviética hasta 1991 y, dos años más tarde, asumió el poder la familia Aliyev; el padre tuvo que retirarse por razones de salud en 2003 y después falleció, pero no sin antes designar a su hijo, candidato único del partido que existe en el país. Así el delfín heredó la presidencia, en la cual se mantiene hasta ahora, cuando recibe la férula del MNOAL de manos del capo venezolano.

Hay rasgos comunes que no añaden precisamente gloria al Movimiento: en la Cuba castrista, la Venezuela chavista y el Azerbaiyán aliyevistas, se celebran elecciones trucadas, la democracia brilla por su ausencia y se pisotean los Derechos Humanos. Además, tanto el presidente saliente como el entrante, tienen el dudoso honor de encabezar dos de los regímenes más corruptos del planeta, todo lo cual pone de manifiesto la degeneración actual del Movimiento.

El MNOAL, sin principios y al garete, puede servir para cualquier cosa, menos de bastión de la libertad y la democracia de quienes lo integran, ni del conjunto de la comunidad de naciones. 

El problema estriba en que esta paradoja internacional, apóstata del credo que inspiró su creación, esté siendo utilizada para todo lo contrario.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba