OpiniónOpinión Nacional

Papi siempre fuiste

Tributo a mi Padre: Marco Antonio Moros Ghersi.

Quien partió a su morada celestial el 18 de octubre de 2020, a sus 98 años.

Papi, siempre fuiste refugio, 
el árbol bajo cuya sombra nos sentamos
tantas veces a descansar,
a comer mangos dulcitos,
como el amor tuyo por tus muchachitos.

Papi, siempre fuiste amor por la vida,
la plenitud del gozo de la naturaleza
en las vacaciones de familia. 

Te recuerdo cantando: En el mar la vida es más sabrosa, 
en el mar te quiero mucho más… 
Y siempre fue más sabrosa para ti, 
enseñándonos a nadar,
buscando Chipi-chipis, 
descubriendo pecesitos de colores
en el arrecife de coral.

Papi, siempre fuiste amor por el conocimiento, 
siempre tu mesa de noche llena de libros. 

El primero que pusiste en mis manos,
La Cabaña del tío Tom. 

Recuerdo tantas veces cuando me ayudaste
a hacer investigaciones en mi época escolar, 
y se te avivaban los ojos de emoción
explicándome la lección.

Papi, siempre fuiste ejemplo de amor por los padres. 

Recuerdo tus anécdotas de mi abuelo el Coronel,
exaltando su integridad en el cumplimiento del deber; 
cada vez que hablabas de él, tus ojos se llenaban de lágrimas. 

Te recuerdo llamando a mi abuelita Cruz: ¡Mamaíta, mamaíta! 

Siempre admirándola, amándola y honrándola.

Papi, siempre fuiste el hermano mayor, 
lleno de responsabilidades desde muy menor. 

Y a mí también me hiciste la hermana mayor, 
aunque era una muchachita del mismo tenor. 

Amaste a tus hermanos con todo tu amor.

Siempre, hasta el final, el nido de tu hogar paterno
permaneció intacto en tu corazón.

Papi, siempre fuiste soñador,
siempre entusiasta, como un labrador 
esperando ver florecer las semillas
que sembraste por doquiera con tanto fervor. 

Siempre con sed de justicia,
siempre con bondad en tu interior, 
que repartías aquí y allá con ardor en tu corazón.

Papi, siempre fuiste humilde para pedir perdón;
no dejaste que el orgullo venciera ese don.

Supiste pasar la ofensa por alto muchas veces y, 
cuando tu fuiste el ofensor, 
nos llamaste para expresarnos
el dolor de tu noble corazón.

Papi, siempre fuiste el esposo amoroso,
trataste a mami con ternura, con dulzura y pasión.

Aun en tus años dorados
supiste hacerla siempre tu refugio de amor.

La llamabas: “Mi muchachita linda”,
cantándole la canción de la casita con alegría y devoción.

Papi, siempre amaste a Dios.

Desde aquel día a los 6 añitos,
cuando tomaste por primera vez la comunión,
Dios escuchó tu oración, cuando tu corazón se sintió triste
ante las expectativas anidadas en tu interior. 

Entonces el Espíritu Santo te bendijo con una alegría infinita
que te hizo correr de la emoción,
la cual revivías cada vez que contabas
esa anécdota con tanta pasión.

Dios fue el amor más grande de tu vida.

Con El siempre tuviste comunión,
una relación que deseaste que cada uno
de tus hijos y nietos tuvieran con tu Señor. 

Te recuerdo hablando con El.

Siempre orando, siempre buscando en tu Biblia
las verdades eternas de salvación.

Papi, siempre fuiste los brazos del amor;
en eso llegaste a ser muy semejante a tu Salvador,
rescatando a las almas heridas del foso del dolor. 

Gracias papi, gracias por enseñarnos el camino del eterno amor. 

Hasta luego papi, 
tu hija que te ama. 

Rosalía.

[email protected]
Twitter: @RosaliaMorosB
Instagram: @letras_con_corazon
Facebook: Letras con corazón

https://familiaconformealcorazondedios.blogspot.com
Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. Mi Papi! Cuánto nos enseñó, tesoros de incalculable valor… No podría describir y contar todo lo que quedó en mi corazón, de tus hermosas pláticas en las reuniones de familia, y a solas, cuando estábamos los dos. Mi alma te anhela desde hace mucho tiempo porque tú menguar por la vejez nos alejó; y cómo te he anhelado para recibir tanto de tu interior, lleno de anécdotas, lleno de fe, de amor, de ilusión; como el corazón de un niño que quedó siempre en tí por tu dulce pasión.
    Papi, cada día pienso en tí, y veo tu rostro en mi imaginación, con aquella sonrisa espléndida que tenías cuando algo alegraba en grado sumo tu alma y corazón! Tus mayores alegrías siempre, motivadas por los mas nobles sentimientos de amor, logros de tu familia y de cualquier prójimo que amabas sin alguna otra razón. Papi, cuánto te anhela desde hace tiempo mi infante y huérfano corazón. ❤

  2. Buenas tardes
    ¡Qué hermoso tributo de esta amorosa hija a su padre que recién partió a la Casa del Señor!
    Llegué a este sitio web de casualidad buscando informaciones por internet, pero me detuve en este artículo, que realmente me conmovió mucho, por lo bonito y lo sentido de sus palabras llenas de amor y respeto hacia su querido papá.
    La felicito, aunque no la conozca, pero vaya mi saludo de solidaridad y comprensión.
    Así debe ser, como manda Dios, honrar a nuestros padres.
    Mis hermanos y yo sabemos muy bien lo que es perder a nuestros amados progenitores, porque ya nos sucedió. Bueno, a mi papá fue en el año 1975, cuando aún éramos muy niños. A nuestra mamá la perdimos en noviembre del 2013, ya casi a 7 años exactos de ese fatídico día, dentro de unos poquitos días más. Pero aún después de tanto tiempo, el dolor sigue vivo, es imborrable, aunque uno se sobreponga y continúe por el camino de la vida a nombre de ellos. Igualmente el amor por ellos sigue estando vivo.
    ¡Que el Buen Dios les dé fortaleza a usted y a toda su familia y muchas Bendiciones!
    ¡HONOR Y GLORIA AL ALMA Y A LA MEMORIA DE SU AMADO PAPÁ!
    Rafael Montilla Rad, desde Valera, Edo. Trujillo. 1 de noviembre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba