OpiniónOpinión Nacional

Peste Chavista Vs. Peste Neoliberal

A riesgo de parecer agua fiesta o nada inteligente en materia económica y política, tenemos que decir: que en 17 años de chavismo no se ha realizado por parte de muchos dirigentes de la oposición, un aprendizaje profundo en relación a lo sucedido en estos 17 años, especialmente en materia económica. Veamos porque afirmamos esto.

La Academia Nacional de Ciencias Económicas hizo público un comunicado el 6 de agosto 2016 donde plantea lo que según el criterio de esta respetable institución, debieran ser las políticas a seguir en materia económica una vez superada la “peste” chavista. Veamos algunos de sus planteamientos.

“La actividad económica obedece a incentivos. Las empresas producen y/o comercializan bienes y servicios con la expectativa de obtener un beneficio que remunere adecuadamente su inversión y sus esfuerzos. Un obrero valora ser remunerado dignamente al cumplir con sus labores. El consumidor busca que el dinero que entrega en pago de bienes y servicios sea compensado con la calidad de éstos. El amparo de tales incentivos impulsa la economía hacia niveles crecientes de bienestar, como lo muestra la experiencia de numerosos países de desarrollo exitoso. Ello debe plasmarse en un marco institucional adecuado que genere un ambiente de abierta competencia, libre movilidad de los recursos productivos, transparencia y bajos costos en las transacciones a efectuarse, garantías jurídicas y estabilidad macroeconómica, en el que los precios y las remuneraciones premian el esfuerzo y la capacidad de innovar”. Más adelante afirma:

“Es perentorio generar condiciones que estimulen la iniciativa privada y, con ello, reactive el aparato productivo doméstico, que en muchos casos opera con apenas un 30 o un 35% de su capacidad. Ello requiere unificar y liberar el tipo de cambio, estabilizándolo en torno a sus valores de equilibrio, para que las empresas puedan importar los insumos, piezas y equipos que requieren para abastecer al país, sustituir importaciones (y con ello ahorrar divisas) y crear empleo productivo. Levantar los controles que hoy asfixian la economía y procurar el financiamiento externo tiene que ser una de las prioridades actuales del gobierno para avanzar con estos propósitos, así como sanear las cuentas fiscales para abatir la inflación y generar la confianza requerida para el cálculo económico de inversionistas, empresarios y consumidores…”

El primer parágrafo plantea aspectos de carácter general los cuales podríamos suscribir si se elaboraran un poco más algunas afirmaciones y se respondieran a su vez, algunas interrogantes. Veamos:

¿Qué podemos entender por un beneficio adecuado a la inversión y al esfuerzo?

¿Cuál ha sido el esfuerzo y la capacidad innovadora del sector privado, no en estos fatídicos 17 años de chavismo, sino desde 1936 hasta 1999?

En el segundo parágrafo se plantea: “Es perentorio generar condiciones que estimulen la iniciativa privada y, con ello, reactive el aparato productivo doméstico”, cabe entonces preguntar, ¿Cuál aparato productivo es el que se va a reactivar con el estímulo a la iniciativa privada?

Preguntamos esto, porque si nos dedicáramos a revisar las hemerotecas del país desde 1936 con López Contreras, hasta 1973 con Carlos Andrés Pérez, descubriremos que fue con CAP cuando seriamente se intentó crear un aparato productivo importante con recursos del Estado por cuanto la “iniciativa Privada” en todos estos años ha estado preferiblemente orientada a las importaciones y al comercio, por cierto, con importantes incentivos del Estado a través de préstamos, subsidio y exoneraciones fiscales. Mientras que en la primera década de la democracia (Betancourt y Leoni) su aporte a la Política de Sustitución de Importaciones (PSI) fue prácticamente nula.

Generalmente los liberales al momento de revisar las crisis del capitalismo, pasan por alto el análisis del ciclo de kondratiev en la economía, razón por la cual fallan, cuando intentan explicar la difícil situación del actual sistema económico globalizado dominado por el capitalismo liberal de las trasnacionales. “Un estudio realizado por tres científicos de la Universidad de Zurich y difundido por New Scientist ha demostrado en forma empírica que un pequeño grupo de empresas, encabezados por los grandes bancos, ejercen un poder desmedido y hegemónico sobre la economía global. Esto confirma los temores del mercado ante un eventual colapso masivo del sistema financiero frente a la abierta volatilidad que estamos viviendo actualmente” (http://www.elblogsalmon.com/economia/estudio-empirico-revela-la-red-capitalista-que-domina-al-mundo).

Mientras nuestra Academia Nacional de Ciencias Económicas plantea políticas de corte neoliberal para superar nuestra crisis económica (las tradicionales políticas de ajustes del FMI y del Banco Mundial), veamos lo que dice Paul Krugman premio nobel de economía 2008 al referirse a los apoyos que estaría recibiendo Hillary Clinton de parte algunos líderes republicanos. “Podría pensarse que la respuesta evidente es que debería seguir haciendo lo que hace: insistir en lo incapacitado que está su rival para el cargo, dejar que sus aliados señalen lo cualificada que está ella y seguir defendiendo un programa político moderadamente centroizquierdista que es, en gran medida, una continuación del programa del presidente Obama.

Pero hay al menos algunos expertos que le piden que haga algo muy diferente: que dé un giro a la derecha y acerque el programa demócrata a las preferencias de quienes huyen del naufragado barco republicano. La idea, supongo, consiste en que proponga crear una versión estadounidense de la gran coalición europea de centro-izquierda y centro-derecha.

No creo que haya muchas posibilidades de que Clinton realmente lo haga. Pero si, por casualidad, ella y sus círculos próximos sintiesen la tentación de tomarse en serio esa recomendación, que no lo hagan”.

Sirva esta cita del profesor de Economía y Asuntos internacionales de la Universidad de Princeton, para fijar nuestra posición en los siguientes términos; A la peste chavista, no podemos anteponerle la peste neoliberal.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba