OpiniónOpinión Internacional

Si de abusos se trata, la jerarquía católica tiene que depurar

Abusar de mujeres, hombres, adolescentes y menores de una forma u otra ha sido y es una ignominia que desde hace siglos debería ser castigada sin consideración ni miramiento alguno, ni menos el atribuido a desviaciones mentales que a menudo son hoy alegadas por sistemas judiciales. Peor aún es pervivir el fanatismo religioso del Medievo sosteniendo que una mujer soltera que se embarace y tenga el hijo, o la hija, es o son dizque pecaminosos y aislables, social y físicamente, incluso hasta asesinarlos con premeditación, alevosía y ventaja… que por desgracia se ha ignorado, por ejemplo, en Irlanda, hasta no hace mucho.

P. N. dos Santos, NYT, reporta que un Informe del gobierno de Irlanda, país católico, fechado 11, enero, 2021, que tardó 6 años en prepararse, da a conocer la muerte de ¡6,000 niños!… en 14 de las archiconocidas “casas de mamás y niños.” y 4 “casas de campo,” en varias décadas recientes. Una mortalidad muy por encima del promedio nacional. Se trata de casas donde mujeres y niñas solteras embarazadas eran enviadas a tener sus hijos en forma secreta, y presionadas a dar sus hijos en adopción. Incluso las o los utilizaban para experimentar vacunas… así como para abusos traumáticos. Los sobrevivientes afirman que el Informe es un primer paso en pos de los responsables de semejantes atrocidades. Ojalá que las cárceles se llenen de los y las culpables. La jerarquía de la Iglesia católica irlandesa guardó silencio por décadas, pero el 9, enero, 2021, el arzobispo de Armagh, Eamon Martin, cabeza de la iglesia católica de Irlanda, emitió una disculpa diciendo que la Iglesia fue claramente parte de una cultura en la que “la gente fue estigmatizada, juzgada y apartada.”…Pidió perdón a los sobrevivientes…

En noviembre de 2020 un Informe del Vaticano reitera que Juan Pablo II, Papa de 1978-2005, sabía de los abusos sexuales del cardenal nuevayorkquino, Theodoro McCarrick, arzobispo de Washington DC de 2001-2006, por lo que fue apartado de su cargo recién en 2019 lo que muestra encubrimiento por parte del Vaticano lo que es increíble. En julio, 2020, el NYT publicó un artículo detallando “un patrón de abuso sexual” de seminaristas y menores varones. Según R. Noack, WP, el informe detalla que los cargos se calificaron inicialmente en el Vaticano como “descartables” e “infundados,” lo que contribuyó a su encubrimiento de diez años. Al darse conocer el referido Informe, Noack añade que el Papa Francisco dijo que “renovaba su acercamiento a las víctimas de cualquier tipo de abuso, así como el compromiso de la Iglesia de erradicar este mal.”

En Alemania un informe de 2018 dice que más de 3,600 personas fueron abusadas por miembros del clero regular católico entre 1946 y 2014, y que la compensación de US$ 60.000 por caso es insuficiente, y que el asunto tiene que ser reconsiderado y la compensación incrementada. En Francia, la Comisión Independiente de Abusos Sexuales, organizada hace dos años con la aprobación de la Iglesia Católica, hasta la fecha ha recibido más de 8,500 testimonios de abusos acaecidos en las últimas 7 décadas. Aunque la Comisión no puede aseverar que tal número sea el 10 o 50% de los casos ocurridos. Pero los casos van apareciendo. En los países europeos crece cada vez más el afán de instar a las autoridades a demandar compensaciones por tales crímenes. En 1919 los obispos franceses aceptaron pagar compensaciones a las víctimas lo que esperanzó a muchas de ellas… que sin duda esperan que la oferta se cumpla.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Personalmente me indigna, cuando no me hace sentir incómodo, cuando un artículo de este peso lanza números sin soportes, pues que yo sepa el autor no los conoce de primera mano.
    Parto de una premisa simple: en la Iglesia ha habido abusos. Obvio que hablamos de abusos graves, no solo coscorrones, maltratos, vejaciones y castigos despiadados, algunos propios de los sistemas educativos de otros tiempos. El solo hecho que haya ocurrido, ya es alarmante, porque niega la propia pretensión de la Iglesia de ser continuadora de la misión de Jesucristo y, por lo tanto, reflejo de su bondad y criticidad. Esto hace que cualquier abuso sea grave, pero importan los números para saber del daño a que nos enfrentamos.
    El autor «dispara» desde poca base, pocos argumentos y muchos prejuicios, sobre algo real y grave. Para iniciar, no cita el artículo de Dos Santos en el NYT. Por lo tanto, no tengo posibilidades de contrastar su información sobre la información del NYT y sus fuentes. Con todo hice una indagación y no lo conseguí. Así que me queda la duda de la fuente y el idioma, para no pensar en abierta mala intención y prevaricación y alevosía quizás más que contra la Iglesia (¿por poder?), contra lo religioso. Inclusive la alusión a la Edad Media parece más un acto de psicoterapia y catarsis que el ejercicio racional y apasionado por hacer uso de la libertad de expresión.
    En el informe vaticano (que no sé de dónde lo saca), no dice que Juan Pablo II supiera los abusos del cardenal Mc Carrick, un auténtico depredador con un manejo psicópata del poder y la conciencia. Eso es lo que refleja https://www.vaticannews.va/es/vaticano/news/2020-11/el-informe-mccarrick-una-dolorosa-pagina-iglesia-aprende.html No sé si el autor haya tenido otra fuente más fidedigna, que le haya facilitado el informe.
    En cuanto a Irlanda, si bien los abusos (no solo sexuales) han sido numerosos (las condiciones de hambruna en algunos momentos crearon un cocktail complicado, con instituciones muy lejos de lo que se esperaría de la Iglesia católica). Inclusive sé de fuentes laicas que mencionan enterramientos de bebés cerca de dichas instituciones (lo cual, por un lado, es gravísimo, si bien, puesto que se trata de auténticos crímenes, amerita una investigación criminalística ardua como para conocer lo más que se quiera conocer). Pero, queriendo dar el beneficio de la duda al autor, no pude confirmar los 6.000 niños muertos. Por lo menos, periódicos tan críticos (y polémicos) como El País, se refieren a números mucho menores, que no significa que no sea grave: https://www.elobservador.com.uy/nota/abuso-infantil-de-la-iglesia-catolica-en-irlanda-como-muchas-de-las-victimas-siguen-buscando-justicia-20191052318 https://elpais.com/sociedad/2018/10/14/actualidad/1539538913_380160.html
    No sigo con Alemania, en gran parte porque hay una serie de investigaciones recientes y considero que incompletas. Pero deja mucho que desear que, en un artículo con facilidad puede fundamentarse y hasta apoyar algunos de sus argumentos, al final se haya decantado por el panfletista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba