ActualidadActualidad NacionalEspecial País

Elección de la Constituyente, día de represión y sufragio inerte

Calles desoladas y plagadas de barricadas. Así amaneció el Este de la capital venezolana este 30 de julio, día de la elección de la controvertida Asamblea Nacional Constituyente (ANC), promovida por el presidente Nicolás Maduro para crear, a su juicio, un espacio de “diálogo y paz” en el país. Sin embargo, para este domingo el escenario menos propicio fue la tranquilidad, pues durante la fecha se denotó una cruenta represión contra ciudadanos que desaprueban la propuesta legislativa y el chavismo gobernante.

La agenda para este día no varió a la trazada en la última semana, cuando iniciaron fuertes manifestaciones para exigir, en primera instancia, el retiro de la ANC, por parte de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD): Protestas urbanas, cierres viales y una movilización hacia la autopista Francisco Fajardo.

Poco importó para los opositores la prohibición de manifestaciones públicas dictada por el Ejecutivo Nacional en la víspera del proceso electoral Constituyente. El llamado de la dirigencia política fue marchar desde seis puntos de Caracas (Caurimare, La California, Altamira, Santa Fe, Chacaíto y Bello Monte) con destino a la principal arteria vial de la ciudad.

Una batalla no declarada

Los bloqueos en calles y avenidas dificultaron el traslado de los simpatizantes de la oposición hacia los puntos de concentración, sin embargo, tras pasar las 10:00 am, numerosos grupos ya se encontraban en Caurimare y la Plaza Brión de Chacaíto.

Mientras ello ocurría, las personas que se habían apostado en el Distribuidor Santa Fe, de la autopista Prados del Este, eran reprimidas por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Con disparos de bombas lacrimógenas y perdigones, los efectivos militares intentaron dispersar, sin éxito, a los manifestantes en el lugar.

Barricada en el Distribuidor Santa Fe / Foto: Lewim Granados
Barricada en el Distribuidor Santa Fe / Foto: Lewin Granados

La arremetida de la fuerza pública, además de ser recibida con insultos y cacerolazos de parte de habitantes de edificios aledaños, también evidenció prácticas irregulares denunciadas cada vez con más frecuencia durante marchas y protestas: robos, en este caso el de una motocicleta por un funcionario de la GNB, quien se apoderó del vehículo como si se tratara de una recompensa.

Las idas y venidas de la Guardia Nacional se hicieron frecuentes, pero eso no redujo la determinación de las personas a permanecer en el pavimento de la Prados del Este. El ambiente denotaba un sentimiento de entrega hacia una “batalla” no declarada, pero sí asumida.

Gran parte de los manifestantes hacían frente al contingente militar armados con piedras y protegidos con improvisados escudos –algunos de cartón, otros de metal-, mientras la respuesta del cuerpo castrense era más humo lacrimógeno.

“Si este (de las protestas) es el camino que nos ha dejado este gobierno corrupto, pues tenemos que asumirlo y continuar la lucha. Es por ello que nos encontramos aquí y por ello que llamamos a más personas a sumarse”, expresó un joven manifestante que prefirió mantenerse en el anonimato.

Transcurrían las 11:30 am y en la avenida principal de El Cafetal decenas de opositores se aglomeraban a la espera de dirigentes de la MUD para enfilar hacia Los Ruices. La mayoría vestidos con franelas blancas, algunos llevando consigo la bandera nacional y otros con pancartas en rechazo a la Constituyente “comunal” (como llamó en un primer momento el Jefe de Estado) y su convocante: Nicolás Maduro.

El alcalde del municipio El Hatillo, David Smolansky, fue el encargado de liderar a la multitud en la caminata. Más adelante, en el puente que comunica a Caurimare con Los Ruices, ya se levantaban barricadas.

Alcalde de El Hatillo, David Smolansky, durante la movilización de opositores en Caurimare, Caracas 30 de Julio / Foto: Lewin Granados
Alcalde de El Hatillo, David Smolansky, durante la movilización de opositores en Caurimare, Caracas 30 de Julio / Foto: Lewin Granados

La actuación de la GNB no tardó en demasía. En un instante varias motocicletas, acompañadas con el sonido del lanzamiento de gases lacrimógenos, replegaron a los manifestantes. Otro punto de Caracas era atacado por los cuerpos de seguridad del Estado.

Retaliación por explosión

Al tiempo, en la Plaza Francia de Altamira se vivió un momento de angustia y confusión, cuando manifestantes hicieron explotar un artefacto de fabricación casera que ocasionó que al menos tres motos de la Policía Nacional Bolivariana resultaran quemadas.

Luego de la explosión, en la cual quedaron lesionados varios funcionarios policiales, la PNB tomó motocicletas de civiles en el lugar, entre ellas la de un mototaxista, y las sumaron al incendio en represalia. Reprimieron y, una vez despejada la zona, se retiraron.

Motocicletas incendiadas en la avenida Francisco de Miranda, a la altura de la Plaza Francia de Altamira / Foto: Lewin Granados
Motocicletas incendiadas en la avenida Francisco de Miranda, a la altura de la Plaza Francia de Altamira / Foto: Lewin Granados

Los manifestantes volvieron a reunirse en la plaza Chacao y cuando se disponían a avanzar para encontrarse con manifestantes que se acercaban desde Chacaíto, la PNB volvió a subir y esta vez reprimió con más fuerza.

En algunos puntos, la policía tuvo que detenerse para levantar barricadas, algunas con guayas, instaladas por opositores, lo que permitió que las personas corrieran a resguardarse. Sin embargo los funcionarios de la PNB se desplegaron tanto en la avenida Francisco de Miranda como varias transversales de la urbanización Los Palos Grandes en una especie de cacería.

Desde los edificios les gritaban exigiendo se retiraran de la zona, lo que ocasionó que disparan hacia estos. Vecinos y manifestantes comentaban que la arremetida fue «brutal» y que era de esperarse luego del ataque sufrido por la explosión previa.

Elección inerte

Al margen de esta situación, en el centro de Caracas y el resto del país se llevó a cabo la votación de la Constituyente, un proceso que desde la dirigencia opositora ha sido catalogado como un “fraude” y que, aseguran, demostró el grado de rechazo que hoy en día ostenta el chavismo.

Lea también: 

En las postrimerías del domingo, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció que más de 8 millones de personas habían concurrido para elegir a los 545 constituyentes que conformarán la ANC. Una cifra elevada y que superó, incluso, la cantidad de votos que obtuvo el presidente Maduro en las elecciones presidenciales de 2013.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) manifestó que sin importar el resultado presentado por el Poder Electoral, estos no serán reconocidos y, en tal sentido, convocaron a nuevas protestas en todo el país a partir de este lunes para seguir presionando al Gobierno a abandonar la intención de modificar la Constitución Nacional y exigir el establecimiento de un cronograma de elecciones a corto plazo.

Dentro del balance de la jornada de este 30 de julio se encuentra la muerte de al menos 10 personas en el interior del país, según datos del Ministerio Público –16 fallecidos, según la oposición-, decenas de heridos y detenidos. El saldo de otro día de represión sin control que cumple su cuarto mes consecutivo y cuya ola manifestaciones no vislumbra un fin cercano.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba