EconomíaEspecial País

Como cazadores y recolectores, así digiere la crisis la sociedad venezolana

País paralizado. El sector comercial maneja cifras rojas en cuanto a ventas y clientela. El resguardo es la prioridad para los ciudadanos y el temor a un nuevo apagón ha impuesto una especie de toque de queda que mantiene las calles y centros comerciales desolados al caer el atardecer.

Ha pasado más de un mes del inicio de los apagones a la Gran Caracas, pues el interior de Venezuela ha sufrido los embates de la crisis eléctrica desde hace varios años atrás, con largas horas de racionamiento que han obligado a comerciantes y consumidores a adaptar su rutina. Las formas de compras, de venta y consumo están supeditadas a la crisis eléctrica.

Natalia Márquez, gerente de una tienda de equipos electrónicos en el este de Caracas, lamenta la poca clientela que ha recibido su establecimiento y los horarios a los que están sometidos por razones de seguridad. Tanto ella como sus empleados deben procurar resguardarse en sus hogares antes del anochecer. El transporte público, un servicio que ya se encontraba en condiciones precarias, escasea más al caer la noche y prácticamente desaparece cuando falla la energía eléctrica.

Una empleada de una zapatería en los Altos Mirandinos, asegura que las ventas disminuyeron drásticamente durante el primer trimestre de este año. El poder adquisitivo de la mayoría de los venezolanos es paupérrimo, lo que ha mermado la capacidad de consumo y en consecuencia, los ingresos del sector comercial.

Según la Comisión de Economía de Fedecámaras y basados en el cálculo del Producto Interno Bruto (PIB), de la suma de bienes y productos que se hacen en el país, se pierden unos 200 millones de dólares por cada día que el país está paralizado.

Además, la conducta del consumidor ha cambiado y las compras se han centrado en los bienes y servicios más imprescindibles, como los alimentos. Ropa y calzado, entretenimiento fuera del hogar o comer fuera del hogar, son gastos de los que la mayoría de la población se ha visto obligada a prescindir.

Lea también: Inflación disminuyó en marzo como reflejo de una economía paralizada

«Nos convertimos en cazadores y recolectores, esa es la etapa de la humanidad a la que nos manda este sistema castrochavista», afirma el sociólogo Francisco Coello, quien señala que la sociedad está teniendo esta misma respuesta porque sus conductas tratan de adaptarse a un mismo problema.

El sociólogo cita los casos de las personas que tienen los recursos para comprar algo pero no hay servicio eléctrico, o no hay punto de venta, o el negocio no te puede atender, y adiciona el problema de la inseguridad. «Mucha gente no sale a determinadas horas por el temor a que sean las 8 de la noche, estés en el centro comercial y te quedes sin luz», comenta Coello.

Asimismo, contrasta el caso anterior con el índice de desempleo de 40% a escala nacional. «Están las personas que objetivamente no tienen insumos ni ingresos como para poder consumir algo», afirmó.

Coello, en entrevista para Analítica.com, señaló que la respuesta de sobrevivencia de la sociedad venezolana es la esperable al estar sometida al modelo político impuesto por el gobierno de Nicolás Maduro.

Estrategia de control

A su juicio, el Gobierno actual lleva a cabo un tipo de sistema que necesariamente lleva al fracaso, dado que desprecian la meritocracia y cambian los sistemas de incentivos de la sociedad. Sin embargo, «cuando su fracaso se hace evidente, no necesariamente ven esto como un problema», aseguró el también profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

El especialista en sociología explica que una vez que el Gobierno han creado los problemas, producto del modelo que promueven, empiezan a calcular los beneficios y los resultados políticos del «desastre» que están creando.

«Cuando cierran empresas como resultado de los apagones, el régimen saca la cuenta de cuántas miles de personas quedan en la calle y que, desde ese momento, pasan a ser esclavos de una caja Clap«, señala Coello.

Asimismo, el sociólogo afirma que cuando hay apagones y no hay redes de información, ellos (el Gobierno) sacan la cuenta de cuántos millones de venezolanos no se pueden comunicar. «Mantienen a la población aislada e incomunicada, y esto es utilizado como parte del control social. Así, en esos términos, es que ellos se mueven», enfatizó.

Resilientes

No obstante, la población se mantiene en pie. «La gente se sobrepone a todos los horrores que genera este tipo de sistemas y sigue adelante», expresó Francisco Coello, quien estimó que la voluntad de la sociedad es tan asombrosa como el hecho de que todavía hay empresas que se mantienen abiertas y negocios que todavía funcionan.

Esa es la muestra de que hay gente en el país sobre la cual vamos a poder relanzar a la nación, una vez que salgamos de esta pesadilla.

En relación con la actuación del presidente encargado Juan Guaidó, Coello consideró que aunque la sociedad en general quisiera ver resultados más rápidamente, aseguró que es necesario estar conscientes de que estos procesos políticos no son automáticos, sino altamente complejos.

«Guaidó es un líder que representa a un movimiento en el cual están retratados las universidades, las empresas, los partidos políticos, las organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil, quienes están actuando de manera extraordinaria».

El sociólogo afirmó que Guaido se enfrenta a un Gobierno que no es calificable en condiciones normales, «un régimen que está dispuesto a hacer cualquier cosa fuera de la ley».

Destacó que Venezuela ha sido siempre un país siempre de gente libertaria. «Si repasamos estos 20 años de tragedia, vemos que desde el primer año la sociedad venezolana dio muestras permanentes de rechazo al modelo totalitario», recordó el experto. «Y ya ni siquiera es un rechazo, es una náusea nacional lo que la gente siente ante este grupo de personas», sentenció.

«La gente quiere seguir viva, quiere seguir teniendo una vida normal en la medida de lo posible y eso es esperable, tanto aquí como en otros países que han estado en situaciones similares».

Continúe leyendo: Después del 7M: Crisis eléctrica agudiza distorsión de la economía venezolana

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar