OpiniónOpinión Nacional

La Carrera por una Moneda Digital Soberana

Punto Focal de la Carrera

Desde el anuncio de China por poner en funcionamiento una moneda digital soberana, varios han sido los países que han anunciado que están trabajando en la misma dirección, tal vez, para evitar quedarse atrás en esta carrera que luce inevitable. Esto plantea también la pregunta acerca de cuál es la ventaja o el beneficio, pero también los riesgos y costos, de llegar primero en la carrera por introducir una moneda digital soberana que sirva de activo de reserva internacional.

Entre losotros países que han anunciado estar comprometidos en desarrollos de monedas digitales se encuentran: EEUU, Japón, Canadá, Sueciay Reino Unido, aunque ninguno de ellos parece estar en una etapa muy adelantada del proceso de creación de esta moneda, incluso los EEUU. Lo que pareciera másllamativoaún son las recientes declaraciones de un ejecutivo de Fisco, una criptobolsa de Japón, donde llamaba la atención de los EEUU para que no se dejase ganar la carrera por parte de China.

Es cierto que China ya parece haberse adelantado en la carrera, incluso comprometiendo a un grupo de importantes empresas para realizar las pruebas de rigor y garantizar el éxito de la misma; no obstante, otras muy importantes empresas aun no parecen estar comprometidas a plenitud con el proyecto.  

Apoyo de Organismos Internacionales y Desaparición de las Criptomonedas Conocidas

Importante es señalar que los propios organismos internacionales ya no soslayan el tema; es más, forma parte de sus temas más prioritarios. Ya han realizado estudios y los continúan haciendo, tratando de garantizarse que la transición hacia las monedas digitales tenga las mayores seguridades posibles, minimizando los costos y desventajas para el sistema financiero en su conjunto.

En efecto, el Banco Internacional de Pagos (BIP) y el Fondo Monetario Internacional han abanderado estos estudios, reconociendo a las monedas digitales como una necesidad de nuestros tiempos y de la evolución de las relaciones financieras, nacionales e internacionales. Este reconocimiento ha enaltecido el papel que deben jugar las autoridades monetarias en el control monetario, supervisión y regulación de todo el sistema para garantizar la estabilidad necesaria, el funcionamiento del sistema de pagos, la credibilidad y la seguridad, minimizando los crímenes cibernéticos.

Recientemente el BIP anunció la apertura de centros de innovación en Europa y Norteamérica, con lo cual se interpreta que se ha puesto a tono con los desarrollos y urgencia del mundo en materia digital y de esta manera poder mantener bajo su control los avances en torno a las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC).Se ha conocido que este trabajo se adelanta en colaboración con la Reserva Federal de EE.UU., el Banco de Canadá, Banco de Inglaterra, Banco Central Europeo (BCE) y algunos bancos centrales escandinavos.

En este orden de ideas, una de las grandes ventajas que tendría la instrumentación de una moneda digital soberana por parte de China como ha sido anunciado (aunque no solo de China), sería la de tener la posibilidad de “poner fin” a la proliferación de tantas monedas digitales privadas que han surgido y eliminar las cuantiosas transacciones que se realizan a través de estos medios, con lo cual se simplificaría todo el sistema en su conjunto. Adicionalmente, operaria un ente supervisor y regulador públicoconfiable, no solo para atender los aspectos microeconómicos sino también los macroeconómicos, estos últimos ajenos al sistema actual de múltiples criptomonedas privadas.

Moneda Digital y Supremacía

El tema de las monedas digitales soberanas se ha visto vinculado a las dudas acerca del mantenimiento de la supremacía del dólar americano como moneda de referencia en el sistema financiero internacional, por lo que su desmoronamiento lo podría capitalizar (sustituir) el yuan digital. En todo caso, esto plantea dos tipos de problemas no fáciles de solventar, pero si necesarios de enfrentar, cuales son: por una parte, la instrumentación de la moneda digital para las transacciones domésticas, con sus consecuencias sobre el manejo del sistema de pagos, política monetaria, estabilidad financiera, credibilidad, seguridad, etc, todo lo cual afecta no solo a los usuarios, sino también a las autoridades monetarias y reguladoras que deben existir en los países.

Por la otra, tiene que ver con suinstrumentación u operatividad a nivel internacional, y la aceptación de las monedas digitales para las transacciones internacionales, lo cual incluso lleva aparejado, tal como cualquier moneda física actual, la tasa de cambio que regirá y el sistema cambiario asociado. Esto último, plantea la posibilidad del recrudecimiento de la guerra comercial entre EEUU y China, pero másaún, una guerra entre monedas, ahora en su versión digital.En este sentido, no hay que olvidar las acusaciones por parte de EEUU contra China de manipular su moneda física para no perder competitividad internacional, subvaluandola. Obviamente, esto tiene, por una parte, grandes implicaciones para la credibilidad de los países y sus monedas,  pero también para el ejercicio de su hegemonía y liderazgo en el sistema financiero internacional.

En los términos expresados por  analistas de JP Morgan Chase & Co, «No hay ningún país que tenga más que perder del potencial disruptivo de las monedas digitales que los Estados Unidos».

El Éxito en la Introducción de la Moneda Digital China

A nivel de la introducción del yuan digital en territoriochino, esta parecierano contar con “mayores problemas”, pues operaria como una simple imposición de dicha moneda. Poco, o relativamente poco, interesarían la aceptación y credibilidad del público en la nueva moneda, aspecto que si sería crucial en el plano internacional. Por supuesto, mucho influirá la posibilidad de materialización real de las transacciones comerciales internacionales, pero también de los acuerdos comerciales y de inversiones que pueda mantener China con el resto del mundo, ya que existen o podrán aparecer otros países suplidores de bienes y servicios que sacuda los”fundamentals” y cimientos de las monedas.

En definitiva, la credibilidad y confianza en la moneda digital y su emisor jugarán un papel clave en las relaciones y transacciones comerciales y financieras internacionales.

Guerra de Monedas y sus Consecuencias

Bajo un ambiente de guerra entre monedas, especialmente entre el dólar americano y del yuan chino (en sus versiones digitales) es posible que se vean cumplidas las predicciones de algunos de visualizar un mundo más inclinado a la regionalización que a la globalización, la cual no tiene que ser necesariamente una regionalizaciongeográfica sino de zonas de influencia, incluso agrupando a naciones de continentes diferentes. En este sentido, no es fácil visualizar a la moneda china como la rectora de un nuevo mundo financiero; en otras palabras, como pilar del sistema financiero internacional, aunque si compitiendo con el dólar americano.

Haciendo una sobre simplificación del escenario mundial del futuro, podría visualizarse un mundo regionalizado, en todo caso, bajo la órbita del dólar americano, la órbita del yuan chino, y eventualmente el euro.Así, un posible yen japonés digital no se vislumbraría como una moneda con poder ni regional ni mundial.

Vale la pena precisar un poco más lo señalado por TakayaNakamura, ejecutivo de Fiso (criptobolsa japonesa), quien reconocía que Japón estaba considerablemente detrás de China en cuanto a la creación de una moneda digital de banco central, por lo que instaba a los EEUU a acelerar las iniciativas para crear un dólar digital y dejar de subestimar el tema. Adicionalmente, señalaba que la dependencia de Japón respecto a EEUU era significativa, lo que limitaba su independencia al momento de enfrentar los desarrollos de China.

Por otra parte, las nuevas monedas digitales, que damos por descontado serán parte del mundo del futuro, pareciera que tendrán validez solo a nivel regional o entre grupo de países afines en sus transacciones, filosofía, intereses o geopolítica. En este sentido, es muy cierto que China se ha convertido en el nuevo referente en muchos países de América Latina, Africa e incluso de Europa, tanto para el comercio como para las inversiones; no sin dejar de reconocer que otros países como India han venido y continuaran realizando grandes esfuerzos para posicionarse aún mejor en el mundo comercial y financiero regional y mundial, aunque el camino de consolidación sea muy largo aun.

Reflexión Final: Una Carrera en Pleno Desarrollo

La carrera por la introducción de la moneda digital soberana sigue en marcha y no hay que dar por descontado que será China el primer país en lograrla. Aun alcanzándola, nadie podría garantizar que su moneda, el yuan digital, permita su supremacía sobre el dólar americano; muchos aspectos están envueltos en este tema y requieren ser trabajados.

Incluso, no vaya a ser que suceda como la discusión que aún se mantiene en nuestros días, relacionada con la llegada del hombre a la luna. ¿Quiénes llegaron primero, los americanos o los rusos?  Se dice que los americanos al enterarse que los rusos estaban a punto de llegar primero, apresuraron su trabajo y se adelantaron en la carrera espacial.

Dicho en buen criollo: “No hay que llegar primero sino saber llegar”.

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar